Asegura Greenpaece que los plaguicidas y contaminación afecta a las abejas

Redacción Noticias MX

En el marco del Día Mundial de las Abejas, la “Alianza Maya por las Abejas de la Península de Yucatán” (Kaab Na´alon), que integra alrededor de 25 mil apicultoras y apicultores de la región  y organizaciones aliadas , hacemos un llamado a las autoridades del país y particularmente de la Península de Yucatán para que tomen acciones expeditas para poder salvar las abejas y los polinizadores ante las crecientes amenazas que enfrentan.
 
En un comunicado, varias organizaciones entre ellas Greenpeace indica que tan solo en el 2018, más de 326 colonias de abejas murieron en Yucatán y Quintana Roo por causas ligadas a fumigaciones aéreas. Otra grave amenaza es el incremento exponencial de la deforestación en la Península de Yucatán, pues se calcula que anualmente se pierden 60,000 hectáreas de selva, en parte por las 42,000 hectáreas de soya transgénica que se han sembrado en 2018, lo que reduce el área de pecoreo para la apicultura y los espacios de anidación para las abejas.
 
Agregan que aunque sabemos que el 75% de los cultivos alimentarios del mundo dependen en parte de la polinización (3 de cada 4 cultivos), el 40% aproximadamente de especies polinizadoras de invertebrados, especialmente abejas y mariposas, no se ha tomado conciencia de la gravedad de la disminución de sus poblaciones y en consecuencia tampoco se ven acciones contundentes para atender esta problemática.
 
Por el contrario, aseguran que enfrentan procesos de extinción, amenazados por una variedad de factores,“su declive se debe principalmente a los cambios en el uso de la tierra, las prácticas agrícolas intensivas y el uso de plaguicidas, las especies exóticas invasoras, las parásitos y enfermedades y el cambio climático”, recordaron los apicultores.
 
Señalan que lo anterior demanda al menos cuatro acciones coordinadas: articulación territorial de políticas y participación; disminución de amenazas derivadas del crecimiento de la agricultura convencional e industrial (uso de plaguicidas, deforestación y expansión de monocultivos); capacitación, innovación tecnológica e investigación; y apoyos para la comercialización de la miel y productos de la colmena y valor agregado.
 
A corto plazo, el primer paso es prohibir los plaguicidas tóxicos para las abejas como son los neonicotinoides, el fipronil y otros insecticidas, debiendo hacer  estrictas evaluaciones de riesgos de los agroquímicos en términos de impactos medioambientales y afectaciones a los ecosistemas, incluyendo flora y fauna.
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto