Versión libérrima de “Esperando a Godot”

Redacción Noticias.- Una nueva adaptación del clásico de Samuel Becket, Esperando a Godot, a cargo del director José Luis Cruz, hace que la actuación sea el elemento esencial para construir esta historia, la cual aborda elementos como la violencia, esclavitud, brutalidad y la sedación del hombre por el hombre. 

 La puesta en escena se presentará en el Foro de las Artes, esto del 22 de agosto al 1 de septiembre. No cuenta con escenografía y, acercándose al clown, destaca la gestualidad de los actores Jaime Estrada, Gerardo Martínez, Evaristo Valverde, Lucia Jiménez y Sergio Acosta. 

 José Luis Cruz explicó en entrevista con Notimex, realizada en el Centro Nacional de las Artes, que se trata de una versión libérrima de lo que han venido trabajando de Beckett a través de textos más complejos como Final de Partida o La última cinta. 

 “Esta versión es muy libre y los personajes se trastocan y se funden, es decir, se invierten los roles en algunos de ellos y hay una lectura de los textos a través de los actores que es mucho más radical, porque no tenemos más que el elemento actoral”, explicó. 

 Abundó que hay una nueva postura ante los personajes, sin ningún artificio  sino más bien con el arte mismo del actor, es decir, su expresión primigenia, más acabada y ligada a la gestualidad; son sus signos que dialogan con el texto. 

 Destacó que en el escenario “no hay nada, es un espacio vacío como evocando a Peter Brook (1925) para darle una nueva ritualidad al teatro”, aseguró. 

 José Luis Cruz afirmó que la obra de Beckett es muy atractiva, pues estamos ante uno de los autores más radicales del siglo XX y “diría de la historia del teatro y la literatura dramática, porque rompe paradigmas; es muy brutal el rompimiento del conocimiento del manejo de teatro occidental y con él llega hasta sus últimas consecuencias”.

 Comentó que el teatro de Beckett es de protesta ante la condición humana, “que nos ha dejado ese ámbito sistémico que es el neoliberalismo”. (Notimex)

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto